VIVE MEJOR SABIENDO PARA QUE SIRVEN LAS FASES DE LA LUNA

Barbara Preccioci 8 de Mayo de 2012

Luna nueva: al reunirse el sol y la luna, marcan el inicio de un nuevo ciclo, por lo que es un  buen momento para hacer nuevos propósitos y tratar de empezar con buen pie. El organismo esta  mejor dispuesto para su desintoxicación, por tanto serán días favorables para emprender algo nuevo, sobre todo para abandonar hábitos y costumbres que pueden ser perjudiciales para nuestro organismo, como dejar de fumar, también son días bastantes adecuados para quien quiera hacer un ayuno. Psicológicamente hay más serenidad para superar cualquier carencia o eliminar algo que haya en exceso. También puede haber mayor capacidad para el autocontrol, al contrario de las fases de la luna llena, cuando las relaciones son más viscerales.

Consejos: dejar de fumar, abandonar el alcohol, decir adiós a la bulimia, formular un deseo para el cuerpo y para los sentimientos.
 

Luna creciente: a medida que la luna va creciendo en luz, el organismo también esta más predispuesto a crecer y expandirse. Días adecuados para reponer energías y recuperar fuerzas el cuerpo, está más receptivo y preparado para asimilar todo cuanto comes, bebes o aplicas sobre la piel, por eso será más fácil engordar comiendo lo mismo que en otras fases lunares. Tambien podemos recuperarnos con más facilidad de estados carenciales, por lo que serán días óptimos para tomar vitaminas y minerales. Sin embargo, si algo nos sienta mal o se produce una intoxicación, por cualquier motivo, puede ser más exagerada y difícil de eliminar que en otras fases lunares.

Consejos: reponer estados carenciales tomando vitaminas y minerales. Evitar productos que no ofrezcan garantías de buen estado. Aplicar pomadas o usar cremas para la piel. Elaborar ungüentos, ya que las flores y los frutos tienen más riquezas. Cortar el pelo, uñas y depilarse, si se quiere obtener un crecimiento más rápido.

 

Luna llena: la luna esta llena de luz y en oposición al sol. Los tejidos corporales también están sometidos a la maxima presión, mientras la razón y los sentimientos están más distanciados. El cuerpo tiene más predisposición a retener líquidos, de ahí el conocido efecto embriagador de las lunas. Tambien hay que tener más moderación con las comidas, porque el cuerpo tiene una especial sensibilidad. Las mareas biológicas que ejerce esta fase lunar repercuten sobre el sobre el sistema nervioso. Por eso debes vigilar las emociones, ya que en la luna llena están a flor de piel y sus efectos  sobre  el organismo son directos. Hay mayor tendencia a trastornos psicosomáticos.

Google+
Aviso legal | Identidad Visual Corporativa


Copyright © 2014 La Ocasión de Canarias • Todos los derechos reservados. Internet